Transporte de líquidos peligrosos, una tarea vital para el comercio

Categorías Transporte de Líquidos Peligrosos, Transporte de Residuos Líquidos
transporte líquidos peligrosos

Cuando hablamos de un fenómeno como la acumulación de residuos, muchos pueden pensar en lo que significa esto para un negocio a nivel operativo: es necesario invertir en la prevención y mantenimiento de nuestra cámara séptica, debemos ser cuidadosos al momento de manejar los desechos que vertimos en nuestro desagüe, y debemos tener siempre a mano el número de expertos en el área en caso de emergencias.

Sin embargo, ¿Qué ocurre cuando nuestra empresa no solo genera residuos tradicionales, sino también líquidos peligrosos? ¿Cómo podemos identificarlos, y qué debemos hacer una vez que estos son extraídos por profesionales en el área del desagote? Esto es lo que tienes que saber:

¿Qué son los líquidos peligrosos?

Aunque la definición pueda variar de acuerdo a cada profesional, los líquidos peligrosos no son más que aquellos desechos líquidos que puede generar daños, ya sea a la infraestructura, seres vivos, o al medio ambiente. Se trata de desechos que surgen de forma natural al realizar ciertas actividades empresariales e industriales.

Si bien la lista se extiende con el pasar del tiempo, hay varios residuos líquidos que la mayoría de las personas evita verter por el desagüe debido a que se considera peligroso disponer de ellos sin tomar las precauciones necesarias. Algunos de estos pueden incluir los siguientes:

    Aceites: debido a la composición de la mayoría de los aceites utilizados en industrias como la del restaurante o la mecánica, es posible que con tan solo verter un litro de este líquido podamos estar contaminando hasta 1.000 litros de agua. No solo eso, sino que también podemos incentivar a la formación de cúmulos de grasa capaces de bloquear tuberías y desagües.

    Pinturas o solventes: la densidad de estos productos no solo puede dificultar el paso de desechos, sino que además puede cambiar la densidad del contenido de las cámaras sépticas, haciendo que el proceso de limpieza sea más complejo. Del mismo modo, una pequeña cantidad de estos productos puede contaminar grandes cantidades de agua.

    Químicos tóxicos o productos de limpieza: ya sea que hablemos de un pesticida o limpiadores agresivos, estos tienen una composición química compleja capaz de matar las bacterias que se encuentran en los desechos y que se encargan de desintegrarlos lentamente. Esto puede llevar a la formación de desechos más complejos de limpiar.

    Medicamentos: desechar medicamentos a través del sistema de cañerías puede traer como consecuencia la contaminación de cuerpos de agua. Pastillas, jarabes, polvos medicinales, entre otros, deben ser desechados a través de los canales adecuados.

    Inflamables o explosivos: en el contexto empresarial e industrial, es posible que nos encontremos en la necesidad de desechar líquidos inflamables, sin embargo, verterlos por el desagüe no solo puede traer consecuencias directas en nuestras tuberías, sino que incluso podría generar accidentes en las zonas donde desemboquen las tuberías.


Si bien algunos de estos desechos líquidos pueden ser más peligrosos que otros, la realidad es que debemos tratarlos a todos por igual al momento de deshacernos de ellos.

Recolección y transporte de líquidos peligrosos

El transporte de líquidos peligrosos no es necesariamente un proceso complejo, pero sí uno que debe ser realizado únicamente por profesionales capacitados y con los permisos necesarios otorgados por las entidades pertinentes. Transportar este tipo de residuos sin cumplir requerimientos legales puede traer graves consecuencias penales.

Estos requisitos incluyen personal capacitado en el manejo de este tipo de desechos, maquinaria especializada para la extracción y transporte, y licencias emitidas por las entidades encargadas de monitorear estas actividades en la provincia o la nación.

Desagotes la Victoria cuenta con un equipo de profesionales preparados para la extracción y transporte de líquidos peligrosos, así como con todos los equipos necesarios para llevar a cabo este importante proceso. Del mismo modo, cuenta con la permisología impuesta por el gobierno nacional para realizar este trabajo, y brindar todas las garantías que los clientes se merecen.

Consecuencias de un mal manejo — Solicite su cotización ahora

El mal manejo de líquidos peligrosos puede traer todo tipo de consecuencias negativas para un negocio, y una comunidad en particular. Dependiendo de cuáles sean los líquidos que no fueron tratados de forma adecuada, y la concentración de los mismos, podemos enfrentarnos a situaciones variadas. Aunque puede parecer raro, las consecuencias más “positivas” que nos esperan por el mal manejo de líquidos peligrosos pueden incluir el daño a la infraestructura (como cañerías o cámaras sépticas) y castigos por parte de las entidades pertinentes del cuidado del medio ambiente y el mantenimiento de nuestra región.

En los casos más complicados podríamos estar hablando de daño material, como la pérdida total de nuestro negocio luego de un accidente causado por el mal manejo del líquido peligroso (por ejemplo, un incendio), o pérdidas humanas que pueden incluir a nuestros trabajadores y clientes.

El transporte de líquidos peligrosos es una actividad importante para el desarrollo comercial de la Argentina, sin embargo, este solo debe ser realizado por especialistas en el área de desagote y transporte.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *