¿Qué tipo de residuos líquidos pueden generarse en nuestro negocio?

Categorías Transporte de Líquidos Peligrosos
residuos líquidos

Ya sea que administramos un negocio propio, o que tenemos la intención de embarcarnos en una aventura empresarial dentro de la industria de los servicios, es necesario conocer las actividades que componen el día a día del mundo empresarial. Pero no todo se trata de llevar las cuentas o de incorporar nuevos profesionales a nuestro equipo humano, sino también de cuidar todo lo referente al área sanitaria.

En cuanto a este último aspecto, una de las actividades más importantes que debemos tener en cuenta es la de la correcta disposición de residuos líquidos, el mantenimiento de nuestra cámara séptica, y el transporte de estos desechos a las plantas de tratamiento.

¿Qué son los residuos líquidos?

Los residuos líquidos no son más que aquellos que se generan de forma periódica como consecuencia de una serie de actividades. Como su nombre lo indica, se trata de los residuos que se generan en forma líquida y que, aunque pueden cambiar de consistencia de acuerdo a ciertas reacciones químicas, se mantienen de esta manera luego de verterlos por el drenaje.

Como todos los residuos generados por actividades del hogar, comerciales o industriales, estos se acumulan en pozos o cámaras sépticas, donde son almacenados durante un tiempo hasta que es momento de realizar el proceso de desagote y transporte. Finalmente, estos llegan a plantas de tratamiento en las que se cambia la composición química de los mismos para eliminarlos o reciclarlos.

¿Qué tipos de residuos líquidos existen?

Aunque al momento de hablar sobre residuos muchos piensen que todos son iguales, o que no hay mayor diferencia entre el tipo de residuos líquidos que existen, la realidad es que se han creado diferentes categorías para diferenciar a unos de otros. Se trata de un proceso importante ya que el mal manejo de un líquido peligroso puede tener consecuencias como el daño material o humano.

Estas calificaciones varían de acuerdo al país en el que nos encontremos, así como según las leyes que regulan las actividades referentes a la industria de la limpieza y el desagote. Sin embargo, existen términos universales que pueden utilizarse para identificar de qué tipo de residuo estamos hablando:

  1. Residuos domésticos: se trata de los residuos líquidos generados en los hogares durante las actividades del día a día. Dependiendo del desarrollo de la zona en la que nos encontremos, estos residuos pueden ser transportados directamente a través del sistema de cañerías, o irán a un pozo séptico que requerirá un servicio de desagote periódico.


  2. Residuos comerciales: son residuos similares a los que se generan en el hogar, solo que estos se crean en cantidades mucho mayores y en un lapso de tiempo menor dependiendo del tamaño del negocio. Hablamos así de los desperdicios generados por restaurantes, cadenas de hoteles, edificios de oficinas, entre varios otros.


  3. Residuos industriales: a diferencia de los residuos líquidos del sector comercio, estos suelen tener una composición más compleja debido a que forman parte de la actividad industrial. Muchos de estos pueden ser considerados peligrosos, y deben ser tratados por grupos de profesionales en el área de extracción y transporte.


Dependiendo del tipo de material del que estén compuestos estos desechos, o del peligro que representen para la comunidad y el medio ambiente, también pueden existir distintas formas de diferenciarlos, sin embargo, estas variarán con mucha mayor frecuencia dependiendo del país en el que nos encontremos.

Algunas de estas pueden incluir los residuos biodegradables, los residuos sanitarios, los residuos peligrosos y no peligrosos, los residuos radiactivos, los residuos inertes, los residuos de demolición, entre varios otros.

Extracción y transporte de fluidos líquidos — Solicite su cotización ahora

La extracción de los residuos líquidos, aunque pueda no sonar como un proceso demasiado complejo, siempre debe ser realizado por profesionales, no solo porque estos son los que tienen los equipos necesarios para llevar a cabo este trabajo de forma efectiva, sino porque también son quienes están capacitados para la limpieza posterior, y el transporte de los residuos.

Así, el proceso de extracción comenzará con la visita rutinaria de nuestros profesionales de confianza, quienes realizarán un diagnóstico de la situación y procederán a utilizar su camión atmosférico para extraer los residuos. Una vez la cámara queda vacía, se utilizan diferentes productos para limpiarla y dejarla lista para su próximo periodo de funcionamiento.

Finalmente, la flota transporta los residuos líquidos a una planta de tratamiento donde se realizan varios procedimientos para la descomposición química de los mismos.

El desagote, la limpieza de la cámara séptica, y el transporte de líquidos es un procedimiento que requiere de profesionales en el área. En Desagotes La Victoria contamos con una flota capacitada y con equipos especializados para el desagote, así como una larga trayectoria en el país que nos convierte en la mejor opción al momento de solicitar estos servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *