Transportes líquidos: grandes aliados en la recolección y traslado de residuos

Categorías Transporte de Líquidos Peligrosos, Transporte de Residuos Líquidos

La producción o generación de residuos es un hecho con el que muchas empresas deben lidiar, especialmente cuando están ligadas a actividades comerciales que involucran alimentos. Estos residuos son descartados de diferentes maneras, siendo los líquidos los que requieren de atención particular para su extracción y traslado, de hecho, se necesita de transportes de líquidos especiales para hacerlo de forma segura.

Este transportes líquidos se realiza en la industria del desagote a través de camiones atmosféricos, que poseen características particulares que los habilita para trasladar este tipo de desechos. Estos transportes cuentan con un tanque con una presión atmosférica determinada que les permite llevar con seguridad estos líquidos peligrosos hasta una planta de tratamiento.

En Desagotes la Victoria contamos con una flota de camiones atmosféricos listos para transportar esos residuos líquidos peligrosos que se generan en tu establecimiento comercial, entre otros servicios.

¿Cómo funciona nuestro servicio de transportes líquidos?

Ofrecemos un servicio completo que se distribuye en tres fases: extracción, limpieza y traslados de líquidos peligrosos que se acumulan en las cámaras sépticas. Estas son una suerte de fosas donde se almacenan y tratan las aguas residuales.

Estas aguas y/o desechos deben ser removidos periódicamente a fin de evitar cualquier derrame, brote de plagas, malos olores y enfermedades que puedan afectar el correcto funcionamiento de tu establecimiento. Ya que nuestros transportes líquidos tienen la misión de succionar toda la suciedad, cada camión está equipado con mangueras y bombas especiales.

Una vez retirado todo el contenido de la cámara séptica se hace un hidrolavado para terminar de remover los desechos. Esto se debe a que, además de los líquidos, en el fondo de la cámara se acumula una especie de lodo formado con los sólidos que no llegan a ser descompuestos por completo por los químicos con lo que se tratan estas aguas residuales.

Por último, nos llevamos los desechos para que sean tratados adecuadamente en plantas especializadas. Por tanto, recurrir a los servicios de los transportes líquidos es algo que debes contemplar como parte de las tareas de mantenimiento y prevención de tu establecimiento.

¿Por qué es importante realizar estos procedimientos de desagotes?

Recordá que las cámaras sépticas son filtros donde los residuos sólidos, con ayuda de químicos, se desintegran lo más posible, y necesitan ser extraídos cuidadosamente con la ayuda de los transportes líquidos, ya que de lo contrario podrían desbordarse.

Estos pozos se construyen como una especie de contenedor al que llegan desechos que requieren de un tratamiento biológico antes de ser llevados a un centro de procesado. Según el rubro del establecimiento, y los residuos que lleguen a la cámara, se van a establecer los tiempos prudenciales para su desagote, que podrían varían de 15 a 30 días.

Dicha práctica, permitirá hacer una evaluación constante del pozo y, en caso de ser necesario, tomar las precauciones necesarias con el objeto de mantenerlo en buen estado, evitando así cualquier accidente donde se vea comprometida la salud pública.

Esta tarea no es posible sin la utilización de transportes líquidos, por ello, se han convertido en una herramienta clave para proporcionar el servicio e desagote. Al ser un transporte especializado y construido con la idea de llevar de manera segura estos líquidos, constituye la mejor opción de los negocios argentinos.

Gracias a las diferentes herramientas que hemos mencionado, nos aseguramos de que la cámara séptica cumpla adecuadamente sus funciones: remover la mayor cantidad de sólidos de los líquidos residuales, descomponerlos y retenerlos.

¿Qué son las aguas residuales y cómo se producen?

Cuando hablamos de líquidos peligrosos o desechos residuales, básicamente nos estamos refiriendo al agua después de ser utilizada. Estas arrastran consigo desechos orgánicos o químicos industriales, transformándola en agua contaminada.

Hay varios tipos de aguas residuales. Las que nos competen directamente son aquellas denominadas aguas residuales urbanas, originadas en locales comerciales, restaurante, oficinas, etc. Es alta en contenidos sólidos y bacterias, por lo que debe ser dirigidas a cámaras sépticas para su depuración.

Estas son extraídas cuidadosamente con la ayuda de nuestros transportes líquidos para ser llevadas a un centro o planta de tratamiento de agua. Al llegar a estas plantas, pasan por un último proceso de depuración con el fin de eliminar los elementos tóxicos y contaminantes que quedan.

Esto representa una medida para preservar el medio ambiente así como velar por la salud de las personas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *