¿Qué son los residuos líquidos y cómo afectan a nuestros negocios?

Categorías Transporte de Líquidos Peligrosos, Transporte de Residuos Líquidos

Al momento de pensar sobre el mantenimiento de un negocio, es posible que pensemos en temas administrativos o de planificación estratégica, tomando como foco principal el funcionamiento del mismo de cara al público. Sin embargo, hay decenas de procesos que son igual de importantes a pesar de que el cliente no los experimente de forma directa en el día a día.

Uno de los más importantes es el mantenimiento de nuestras tuberías y cámaras sépticas, la generación de residuos líquidos, y el subsecuente proceso de desagote, limpieza y transporte.

¿Qué son los residuos líquidos?

Cuando hablamos de residuos líquidos nos referimos a cualquier desperdicio en forma de líquido que se genere de forma natural como consecuencia de una actividad comercial. Ya sea que hablemos de las industrias del restaurante y la hostelería, hasta las de la mecánica o la medicina, siempre se generarán residuos líquidos.

Estos pueden ser de distinta naturaleza de acuerdo al tipo de producto que estemos vertiendo por el desagüe y el tipo de actividad que lo precede. De este modo, los residuos líquidos suelen catalogarse de forma generalizada en categorías como domésticos, industriales, agropecuarios y municipales.

Si hablamos de la sangre de un trozo de carne o de un vaso de leche descompuesta, nos referimos a residuos orgánicos, biodegradables y no peligrosos; si por otro lado hablamos de productos de limpieza o muestras biológicas, nos referiríamos a residuos químicos, sanitarios, y en algunas ocasiones, peligrosos.

¿Qué debemos evitar verter por el desagüe?

Aunque el sentido lógico pueda darnos ciertas advertencias sobre lo que podemos (o no) verter por el desagüe, ya sea que hablamos por las dimensiones del desecho o por sus cualidades contaminantes, la realidad es que muchas personas desconocen el peligro que puede significar la disposición irresponsable de residuos líquidos o sólidos.

Estos son los conocidos residuos especiales o peligrosos, catalogados así por su composición química capaz de generar daños a otros seres vivos y contaminar los suelos o cuerpos de agua aledaños, al mismo tiempo que pueden causar daños estructurales en tuberías, pozos ciegos, o cámaras sépticas. Aquí podemos incluir líquidos como aceites (ya sea para cocina o vehículos), grasas, productos de limpieza corrosivos o potentes, pesticidas, productos químicos, desechos biológicos, medicina, entre varios otros.

No importa si nos enfrentamos a la disposición de este tipo de líquidos a través de los drenajes de una vivienda, o mediante el sistema de cañerías de un local comercial (industrial), los efectos negativos que esto puede traerle a nuestra infraestructura y áreas que nos rodean son potencialmente peligrosos, por lo que debemos evitarlo a toda costa.

¿Cuáles son las industrias más afectadas?

Los residuos líquidos se generan en cualquier establecimiento o espacio de vivienda que utilice un sistema de cañerías, sin embargo, en el mundo empresarial es necesario ser especialmente cuidadoso con la manera de llevar a cabo la limpieza de la cámara séptica y de realizar el transporte de líquidos a plantas de tratamiento.

Si bien es cierto que este proceso es importante para cualquier industria, la realidad es que es la del restaurante la que mayor atención debe prestarle a la buena limpieza de su cámara séptica, ya que la acumulación de residuos puede causar la proliferación de plagas como ratas y cucarachas, a la vez que malos olores y problemas de salud.

Industrias como la mecánica y la médica también necesitan realizar chequeos constantes para asegurarse de que todo material peligroso está siendo dispuesto de manera adecuada.

¿Cómo se lleva a cabo el transporte de líquidos? — Solicite su cotización ahora

Ya que estamos tratando con residuos líquidos potencialmente peligrosos, no solo para la infraestructura sino también para la salud pública y el medio ambiente, es necesario buscar profesionales que se encarguen de la recolección y transporte de los mismos, utilizando equipos especializados.

El proceso inicia con la llamada del cliente a su proveedor de servicios de confianza, una llamada que puede ocurrir de forma preventiva (el cliente conoce la importancia del mantenimiento de la cámara séptica), o reactiva (el cliente se enfrenta a los percances de la falta de mantenimiento).

La empresa envía a un grupo de profesionales a estudiar el caso y a determinar el procedimiento que debe llevarse a cabo. La flota de la empresa arriba al establecimiento y procede a realizar el desagote de la cámara séptica, extrayendo el contenido mediante una manguera conectada a un camión atmosférico.

Una vez la cámara está vacía, se procede a realizar una limpieza profunda y al transporte de líquidos a la planta de tratamiento.

Desagotes la Victoria es una de las empresas más importantes de la industria del desagote en la Argentina, y cuenta con profesionales capacitados para realizar el proceso de limpieza y transporte de líquidos, culminando el mismo con su entrega en plantas de tratamiento especializadas para la disposición.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *